Gran ejemplo de utilidad de los Libros Dinámicos

Tras 2.500 años de historia, una palabra cambiará de significado, la que da título a uno de mis libros. Esto me obligará a hacer cambios que, de no ser por el formato de Libro Dinámico, serían difíciles o imposibles de solventar.

Parece mentira, me pongo a escribir sobre un tema, la democracia, y tras 2.500 años de arrastrar el mismo significado de forma invariable, la R.A.E. decide cambiar su significado para 500 millones de hispanoparlantes que, por otro lado, también son los potenciales lectores de mi libro.



Mi libro se llama Democracia medible y procesos de consenso, y hago un gran uso del significado etimológico de la palabra democracia que es, en definitiva, el significado que la RAE ha venido dando hasta ahora a esta palabra.


Me he enterado del cambio de significado por pura casualidad y no sé cuando entrará en vigor la nueva versión del dicionario en la cual se recogerá esta nueva acepción, pero es cierto que llevo escritas solo 16 páginas de las aproximadamente 50 que espero tenga la primera versión completa del libro. Teniendo en cuenta que gran parte del libro lo tengo escrito en posts y documentos ya escritos, calculo que la edición definitiva podría estar muy pronto.

Si me hubiera decantado por publicar mi libro en una edición ebook o impresa tradicional, posiblemente  mi libro hubiera quedado obsoleto y absurdo nada más publicarse la nueva edición del diccionario de la RAE, por lo que me hubiera supuesto un desembolso adicional y mis lectores se hubieran sentido defraudados, ya que las modificaciones afectan a las 10 primeras hojas de mi libro, aquellas donde más uso las definiciones y su aplicación.

Por suerte, trabajar con Libros Dinámicos permite al autor:
  • Actualizar los contenidos con suma facilidad.
    • Si no te has enterado de un cambio necesario por ti mismo, hay un feedback continuo con tus lectores que te avisan inmediatamente para que incorpores las modificaciones pertinentes.
  • Tus lectores disfrutan del cambio nada más producirse.
  • La base de datos de lectores es propiedad del autor, por lo que este puede comunicar inmediatamente de las nuevas actualizaciones a todos cuantos deseen estar informados.
0