Transporte público 3.0 ya

Si el transporte público 1.0 es el que tradicionalmente conocemos de toda la vida y el 2.0 el que usa apps y GPSs, el 3.0 debería ser aquel que use apps o webapps, GPSs, demanda real, información de trafico y Big Data para optimizar itinerarios, recursos y precios.

En este post hago referencia principalmente al transporte colectivo de superficie, autobuses, tranvías, trolebuses, etc., sobre todo de carácter público, pero puede ser extrapolable a otros tipo de transporte privado o de alta o baja capacidad de pasajeros.

Un buen transporte público es más importante de lo que muchas veces pensamos


Normalmente, seamos usuarios del transporte público, lo asociamos a cosas buenas, mejoras en el tráfico, menos atascos, menos necesidad de plazas de aparcamiento, mejora del medio ambiente y un sinfín de virtudes, y así debería ser, pero un transporte público deficiente, puede ayudar a agravar todo aquello que pretendemos mitigar o solucionar y empeorar todo lo que tratamos de optimizar, por lo que abundar en un servicio más eficiente debería ser una prioridad para los ciudadanos.

Las supuestas ventajas del transporte público y colectivo todos las conocemos, pero si estas expectativas no se cumplen, los usuarios seguirán usando a toda costa el transporte privado e individual.

Al margen de inercias y culturas, todos ponemos en una balanza, en muchas ocasiones, lo que nos supone usar el transporte público o el privado, colectivo e individual y tomamos una decisión. Si no hay más gente que usa el transporte público o colectivo, es por que quizá no considere que vale la pena hacerlo.

La gente no es reacia a usar el transporte colectivo, prueba de ello es que hay mucha gente que usa su vehículo particular dentro de la ciudad y el avión o tren de alta velocidad entre ciudades.

Hay ocasiones en las que pienso que un transporte me sale caro y otras muy barato, otras rápido y otras lento, otras cómodo y otras incomodo y en realidad no he cambiado ni de compañía, ni de medio de transporte, ni de línea, ni tampoco de estado de ánimo, es simplemente que pienso que el transporte público, la mayoría de las veces no se adapta a las necesidades de sus usuarios en función de recorridos, horarios, capacidades y precios.

¿El próximo paso son los vehículos autónomos?


Vaya por delante que, desde que se inventaron los navegadores GPS y estos llegaron al teléfono móvil, mi ideal es un transporte público sin paradas establecidas, de puerta a puerta y con vehículos autónomos, por que esto ya es posible técnicamente hoy en día. Pero si esto ocurriera mañana mismo, nos habríamos saltado un montón de pasos que deben darse antes de llegar ahí, pasos que son necesarios si no queremos fracasar con los vehículos autónomos en un futuro.

Si imaginamos un transporte público con autobuses autónomos como el futuro del transporte colectivo, estamos dejando pasar algunos detalles importantes. Planteémonos si realmente queremos autobuses autónomo (sin conductor), pero que además vayan sin pasajeros o repletos de gente que no quepa un alfiler, itinerarios con exceso de oferta y recorridos con ausencia de servicio ¿Realmente vale la pena invertir en vehículos autónomos si no somos capaces de rentabilizar los vehículos actuales?¿Vale la pena esta inversión sólo por ahorrar en sueldos? Personalmente creo que no.

Creo que el próximo paso en la modernización del transporte público no son los vehículos autónomos, salvo que lleven incorporado algo más, la optimización de horarios, recorridos y precios, pero para eso no nos hacen falta los vehículos autónomos de momento.

Elon Musk ya está diseñando cómo será el transporte público del futuro para alguna ciudad piloto en EEUU o incluso en Europa, y pronto nos dará a conocer su proyecto, pero mientras tanto hemos de pensar en España u otros países y a más corto plazo, e idear sistemas más eficientes sin necesidad de inventar ninguna tecnología nueva ni esperar a que algunas de las ya inventadas se popularicen.

Cuando hablamos de transporte público, no tenemos que pensar sólo en taxis o autobuses, cuatro plazas o cuarenta, paradas de autobús o taxi. Hay que ser originales, imaginativos y poner en marcha el pensamiento paralelo. Pensemos que el numero de plazas idóneo va en función del recorrido y la demanda, que hay tantos recorridos como usuarios y la demanda varía según fechas y horarios.

Si Walmart o Amazon son capaces de anticipar sus stocks y sus envíos gracias a la tecnología, mezclando información de demanda real y bigdata, por qué esta misma filosofía no puede aplicarse también al transporte público.

Pensemos en cual podría ser el transporte publico ideal, el que nos gustaría, que tecnología tenemos a nuestro alcance y pongámoslo en marcha.

Teniendo la información necesaria y sabiendola combinar, se puede optimizar el transporte público enormemente. 

¿El transporte público se adapta a ti o tu al transporte público?


Sabemos que los actuales horarios de autobuses y trenes los marcan los datos históricos de horas punta y pasajeros por hora ¿O es al revés? ¿Es el transporte publico quien se adapta a nuestros horarios o nosotros al de los transportes públicos? 

Mientras nuestras empresas asumen que la era industrial ya pasó y que ya no se trabaja en un solo lugar y dentro de un mismo horario, imaginemos si a un trabajador le ofrececieran un puesto de trabajo en un lugar y con un horario, y el desplazamiento no puede hacerse en vehículo privado, si no hay un transporte público que haga ese recorrido en ese horario, tendrá que renunciar a ese trabajo y las empresas de transporte difícilmente serán conscientes de no haber cubierto esa demanda. 

Podría poner cientos de ejemplos por los que pienso que el transporte público no se adapta convenientemente a la demanda real de los usuarios y estoy seguro que a tú también, por lo que habría que crear un sistema mucho más eficaz de conocer esta demanda real y así poder satisfacerla de la forma más idónea.

Esbozando ideas


Variar tamaño y frecuencia de los vehículos de forma dinámica en función de la demanda


Al referirme a "forma dinámica", quiero dar a entender que no se trata de establecer el mejor tipo de horario o vehículo para cada línea y mantener esa configuración durante un tiempo, sino cambiar la configuración cada hora, minuto o, por que no, cada segundo.

Cómo conocer la demanda real de pasajeros al instante


Habiendo comunicación entre diferentes vehículos y líneas, no es descabellado informar cuando un vehículo va cercano al 100% de capacidad para aumentar la frecuencia y volumen de vehículos en esa línea. Por supuesto, hay sistemas que pueden detectar la subida y bajada de un pasajero al vehículo, por lo que el volumen de pasajeros puede conocerse en tiempo real y tampoco es necesario que la transmita una persona, se puede hacer de forma automática.

Más eficaz podría ser detectar la cantidad de demanda de vehículos de una linea concreta en una determinada parada con el simple paso de una tarjeta inteligente, similar a las actuales, por un lector en la parada, dando a entender que estamos esperando a ese autobús de esa linea en ese punto concreto. También se puede indicar cual es nuestra parada de destino, por lo que la optimización de vehículos aun podría ser mayor. Cuanta más información mejor.

Conocer los recorridos del usuario con antelación también facilita aplicar precios más justos.

Cualquier sistema de información fraudulenta o engañosa que ayudara a desvirtuar esta información, podría ser fácilmente detectable y descartada.

Intercambio de vehículos entre líneas y apertura de otras nuevas


Si sabemos cuantos pasajeros transportamos en cada vehículo en cada momento, que recorrido va a hacer cada usuario y que demanda tenemos en cada linea será fácil optimizar recursos e intercambiar vehículos de una linea a otra.

Con una buena experiencia en la optimización de recursos, aumentar el número de lineas y por tanto el servicio a los ciudadanos, no sería complicado.

Horarios laborales flexibles para conductores


Dado que estamos hablando de empresas de transporte modernas que aspiran a optimizar todos sus recursos, y siendo que con la información de que disponen les permite hacer previsiones muy acertadas, no costaría nada tener una plantilla de conductores con horarios y calendarios flexibles trabajando por objetivos. Si Amazon se atreve a mover cargas de cientos de containers enteros de una parte a otra del mundo basándose únicamente en previsiones de pedidos, puede ser sencillo calcular el número de horas de trabajo que necesitaremos cubrir de un mes para otro.

Cada conductor deberá hacer un número de horas al mes, tanto de conducción como de retén. Las horas de retén consisten en formación y disposición para cubrir un exceso de demanda si fuera necesario.

Un horario flexible permite una mayor conciliación para los trabajadores y mejor rendimiento. Evidentemente, un conductor solo podría trabajar en aquellos horarios en los que no esté la demanda cubierta por sus compañeros, por lo que la autoadjudicación de horas de trabajos se debería realizar en función de criterios rotativos.

Buscando la fórmula universal de optimización del transporte


Estoy seguro de que hay alguna fórmula o algoritmo capaz de organizar todo lo que aquí he expuesto en función de la información disponible en cada momento, pero mientras la pienso, te invito a colaborar o que pienses tú en ella.

Sólo faltan tus sugerencias


Cómo siempre, mis ideas sólo son ideas, pero junto a las tuyas podrían convertirse en una realidad mejor para todos, así que te invito a que plasmes aquí tus ideas, y si crees que ya puede haber una línea de trabajo para proponer a alguien, sólo tienes que ponerte en contacto conmigo y le damos unas vueltas al tema.

Vídeos relacionados con transporte público moderno











0